La instalación de desfibriladores fuera del ámbito hospitalario contribuye a aumentar la cardioprotección de los ciudadanos, y con ello las posibilidades de supervivencia ante una parada cardíaca.